jueves, 21 de marzo de 2013

Nuevo jefe espiritual anglicano entronizado dos días después del Papa

Dos días después de la instalación del papa Francisco en Roma, los anglicanos entronizaron el jueves a su nuevo jefe espiritual, Justin Welby, un ex empresario que ingresó tardíamente a la religión y hereda a su vez una Iglesia llena de cuestionamientos.
Unas 2.000 personas asistieron a la ceremonia en la catedral de Canterbury (sudeste), que hizo de este prelado de 57 años el jefe de la Iglesia de Inglaterra, Iglesia-madre de la Comunión anglicana.
Este puesto le da la responsabilidad espiritual de una comunidad anglicana de 85 millones de fieles en 165 países.

Representantes de todas las grandes religiones, católica, ortodoxa, musulmana, budista y judía asistieron al lado de dignatarios anglicanos provenientes del mundo entero.

El Primer ministro británico David Cameron, el príncipe Carlos y Camilla también estaban presentes, pues la Iglesia de Inglaterra conservó un estatuto de Iglesia de Estado.
Justin Welby tocó tres veces como lo exige la tradición una de las tres puertas de la catedral y respondió preguntas espirituales antes de ser admitido en el templo.
Durante la ceremonia hubo cánticos y danzas africanas acompañadas de tambores, reflejo de los lazos estrechos que el nuevo arzobispo tuvo siempre con Africa, en especial cuando trabajaba en la industria petrolera, antes de dedicarse a Dios, a los 33 años de edad.

Por primera vez en la historia, la entronización del 105º arzobispo de Canterbury fue encabezada por una mujer arcediana.

Esto constituye un símbolo importante cuando la Iglesia de Inglaterra, que abrió el sacerdocio a las mujeres, sigue dividida sobre su ordenación como obispos, aplazada en noviembre pasado sien die. Justin Welby es favorable a la ordenación de mujeres.
En su sermón, insistió en la noción de "reconciliación" y en el fin de las "divisiones". También prometió establecer lazos más estrechos con el resto de la cristiandad.

Sencillez y calma

El papa Francisco envió un mensaje de felicitaciones al nuevo arzobispo sucesor de Rowan Williams, quien renunció a fines de 2012, y espera entrevistrarse con él próximamente.
Justin Welby, quien ya está funciones desde febrero, no asistió a la instalación del papa hace dos días, pero participó por medio de "la oración".
La Iglesia de Inglaterra nació de una escisión con la Iglesia católica en el siglo XVI, tras el rechazo del papa de acordar al rey Enrique VIII la anulación de su matrimonio.
Algunos comentaristas establecieron paralelos entre el estilo del nuevo jefe de la Iglesia católica y el de nuevo arzobispo de Canterbury, personalidad atípica.
"Ambos tienen en común un fuerte deseo de sencillez y calma", subrayó el Daily Telegraph.
"Es verdaderamente exaltante que esta entronización se dé casi al mismo tiempo que nuestro nuevo Papa", dijo el arzobispo de Westminster Vincent Nichols, jefe de los católicos de Inglaterra. "Hay una gran afinidad con Justin Welby".

Welby tiene varios puntos comunes con el papa: su sentido del humor, su carrera meteórica y su gusto por el contacto con los fieles, incluso por Twitter.

Unas horas antes de la ceremonia, los equipos de la televisión frente a la catedral lo vieron aparecer muy temprano, con una camisetra amarilla y mallas negras, para el jogging.
Enfrentado con "optimismo" como el jefe de la Iglesia católica a un retroceso de la fe, este padre de familia de cinco hijos optó por un abordaje pragmático de los asuntos de sociedad.
Opuesto al matrimonio gay, acaba de aceptar hablar sobre su posición con un militante de los derechos humanos y de la causa homosexual que le envió una carta abierta para denunciar su actitud.

AFP.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario